Amazon Prime sube de precio: ¿sigue valiendo la pena el gasto?

0


Nos enterábamos a principio de semana de que la tan temida subida de precio de Amazon Prime llegaba a Europa, y España, por supuesto, no se ha librado de ella. Hay que valorar, pues, si vale la pena seguir pagando, porque los gastos se acumulan, la inflación está haciendo mella y hay que priorizar. La respuesta, te lo adelanto, es un depende.

Por si no te habías enterado, la suscripción anual de Amazon Prime pasará a costar 49,50 euros a partir del 15 de septiembre de 2022. El aumento del precio es de en torno a un 38% y afectará en igual grado a Italia, donde también estaban pagando 36 euros al año. En otros países del entorno las subidas varían, aunque por lo general el coste total es superior. Como muestra, en Alemania sube el precio casi un 30% hasta los 89,90 euros, mientras que en Francia la subida es del prácticamente el 43%, situándose en 69,90 euros.

¿Por qué cuesta más en unos sitios que en otros? Se podría argüir que Amazon tiene en consideración los salarios y el coste de la vida, pero no es así. Ni Amazon, ni casi ningún otro servicio tiene esto en cuenta. El precio de la suscripción se basa en la cantidad y el nivel de los servicios que se ofrecen. Así, la suscripción de Amazon Prime en Estados Unidos (139 o 14,99 dólares al año y mes, respectivamente) es una de las más caras del mundo, pero porque la membresía incluye allí más y mejores servicios que en otros territorios.

La subida que llega ahora, sin embargo, no se debe a un aumento de las prestaciones de Amazon Prime, aunque la compañía asegura haber «incrementado la selección de productos disponibles con envío Prime rápido e ilimitado, añadido y expandido el envío ultra-rápido de productos frescos de supermercado y añadido más entretenimiento digital de alta calidad, incluyendo series, películas, música, juegos y libros», sino al «al incremento general y material en los niveles de gasto a causa del aumento de la inflación que afecta a los costes específicos del servicio», según explican en un mensaje de correo electrónico enviado a todos sus suscriptores.

Sea como fuere, la subida que viene es menor que la última que se dio y lo hace en un panorama económico complicado, por lo que se espera que se mantenga en el tiempo, al menos durante… Es difícil de prever. Recapitulando la andadura del servicio en España, desde que se llamaba Amazon Premium hasta el Amazon Prime actual, comenzó costando 14,95 euros, en 2015 subió hasta los 19,95 euros y en 2018, cuando se fijaron los 36 euros anuales, el aumento del precio fue de casi el 80%. Por otro lado, la ampliación de los servicios integrados a la membresía fue real, no como ahora.

Amazon Prime

Es en esos servicios en los que el gigante de las ventas se confía para mantener a sus usuarios, o eso podría parecer a simple vista. Nadie da tanto por tan poco, sería el resumen, tal y como recogíamos en la noticia de más arriba. Pero no es cierto. ¿O sí lo es? De nuevo, depende de cómo se mire. ¿Pagaría alguien por todos esos servicios por separado, si no estuviesen incluidos en el todo que es Amazon Prime? Yo no lo creo, porque en muchos casos dejan que desear.

Veamos qué es lo que incluye la suscripción de Amazon Prime:

  • Envío rápido y gratuito para miles de productos.
  • Elección del punto de recogida.

Estos dos puntos son sin duda la joya de la corona, así que entraremos en ellos más adelante.

  • Películas y series gratuitas en Prime Video.

Lo mismo. O sea, lo comentaremos más adelante, porque al menos en mi opinión, Prime Video sí es un plus definitivo. Sigamos ahora con otros beneficios que aporta la suscripción de Amazon Prime.

  • Almacenamiento gratuito e ilimitado de fotos en Prime Photos.

En principio, este es un beneficio importante, y es que Amazon Photos es un clon de Google Fotos de bastante calidad, con el aliciente mencionado: almacenamiento gratuito e ilimitado… de fotos. Ahí está la trampa, si se me permite, pues los vídeos sí consumen espacio hasta un máximo de 5 GB (al estilo de Google, con Amazon Drive) a partir de los cuales, hay que pagar. Quizás haya a quien le interese -seguro que lo hay-, pero hoy en día la gente hace tantos vídeos como fotos y, puestos a pagar, la ventaja en comparación con otros servicios es mínima.

¿Es el poder guardar todas las fotos en su calidad original una de esas ventajas? Lo es, pero cabe incidir de si también guardas vídeo, vas a tener que pagar por una ampliación del espacio y a partir de ese momento la ventaja es relativa, porque lo que más espacio ocupa y por mucho son los vídeos. De manera que el espacio que gastas en guardas imágenes -a menos que te dediques solo a ello- pasa a un segundo plano.

Por cierto, todos los usuarios de Amazon Prime tienen también acceso al Amazon Drive, el Google Drive de la compañía, cuya desaparición, nos acabamos de enterar, está fijada para el año que viene. Amazon Photos, no obstante, no corre peligro y es de suponer que los 5 GB de espacio adicional gratuito se mantengan tal cual están ahora.

  • Descuentos para reservar videojuegos y otras ventajas en el servicio Twitch.

Esto incluye un par de suscripciones gratis para canales de Twitch, descuentos y juegos gratis, de nuevo, puede interesar a cierto público, especialmente el más joven, pero que en general representa muy poco atractivo para el común de los usuarios de Amazon (¿juegos gratis? Esa pantalla quedó atrás hace mucho). De hecho, sucede como en el caso anterior y como muestra, un botón: si los streamers que están en Twitch tuvieran que sobrevivir de las suscripciones Prime, hace tiempo que ya no quedaría nadie. Ergo, puestos a gastar, la dádiva que viene con Amazon Prime es una mera anécdota. Lo mismo para con los descuentos de juegos, habida cuenta de la competencia que hay. Otro cantar será cuando llegue Amazon Luna. Entonces ya veremos, aunque de incluirse en el paquete, aumentará el precio de suscripción de Amazon Prime.

Amazon Prime Twitch

  • Acceso gratuito a miles de pistas de música en Music Prime.

Otro complemento de la suscripción de Amazon Prime, pero mucho, mucho más cutre que todo lo visto hasta ahora: con Amazon Music puedes escuchar gratis «2 millones de canciones» (y muchos podcast), esto es, mucha música, mucha de la cual no te va a interesar lo más mínimo. O esa ha sido mi experiencia: de mis músicos favoritos he encontrado canciones sueltas, un álbum a lo sumo. ¿Quieres más? Para eso está Amazon Music Unlimited, la alternativa de la compañía a Spotify, Deezer, Tidal, Apple Music, YouTube Music, etc. Me sabe mal repetirme, pero es necesario: puestos a pagar por esto, prefiero algunos de los servicios de la competencia; y si hablamos de consumo gratuito, también: Spotify, Deezer o YouTube Music los puedes escuchar gratis. Con anuncios, sí, pero gratis y sin limitaciones en el catálogo.

  • Acceso gratuito a decenas de libros electrónicos con Prime Reading.

De forma similar a Prime Reading, los suscriptores de Amazon Prime tienen acceso a una selección de libros electrónicos que se actualiza periódicamente, disponible tanto si se tiene un dispositivo Kindle, como a través de las aplicaciones móviles. Suele haber un poco de todo, incluyendo grandes éxitos y novedades, pero tiene sus más y sus menos. Hasta diez libros en «préstamo» puedes tener. Interesará a lectores casuales y no como para pagar nada por ello. No está mal, pero es un extra menor.

  • Descuentos en compras adicionales de contenido multimedia.

Este punto se podría sumar al anterior de Twitch y, una vez más, alguien podrá sacarle provecho, pero no cuenta ni como extra: es una estrategia para incentivar la compra, como se hace en mil sitios más a lo largo y ancho de Internet.

  • Acceso a las ofertas del Prime Day, las mejores que ofrece la compañía en todo el año.

Y terminamos por donde comenzamos: los envíos, auténtico valor añadido de la suscripción de Amazon Prime… porque sin envíos, las ofertas del Prime Day son del montón. Alguna cosa interesante puede caer, pero no más de lo que uno puede encontrar en periodos de rebajas, Black Friday y similares. En Amazon hay ofertas todos los días y si te lo sabes montar, te puedes hacer con las que más te interesen. Por no mencionar algo que no he mencionado hasta ahora, y es que no tienes por qué pagar la suscripción anual. Puedes suscribirte un mes a Amazon Prime, justo cuando sea el Prime Day, el Black Friday o lo que se tercie, y tienes los mismos beneficios.

Conviene señalar también que sin ser miembro de Prime, puedes recibir tus pedidos sin coste de envío por más de una vía: haciendo pedidos de determinados productos por una cuantía superior a 29 euros, eligiendo puntos de recogida concretos a los que acercarte, hay productos de precio más elevado que de por sí se envían gratis… Esto ha estado siempre y sigue estando. Si te organizas bien, no cedes a los impulsos y además vives en un sitio medio accesible, te puedes ahorrar la suscripción de Amazon Prime sin demasiados inconvenientes.

Amazon Prime Day

Con excepciones: las entregas gratis en un día o el mismo día, el servicio Prime Now que opera en grandes ciudades, etc. Estas ventajas, obviamente, solo las tendrás a tu disposición si pagas. No he entrado en estos servicios, que sí pueden ser extras de interés para determinado perfil de usuario, porque no están el alcance de todo el mundo. Pero deben ser tenidos en cuenta.

No obstante, cuando se trata de Amazon Prime… Voy a hablar por mí, que también soy usuario y de vez en cuando hago pedidos: no solo pago la suscripción por ahorrarme puntualmente los gastos de envío, porque como he dicho, con un poco de cuidado lo haces. Son los envíos en un día o dos, así como las facilidades que ofrece Amazon para resolver problemas y devolver pedidos, lo que me hizo pagar la suscripción en un primer momento. Creo que este sí que es un valor añadido que marca la diferencia (y del que están aprendiendo otros sitios, como PcComponentes).

¿Seguiré pagando cuando tenga que renovar la suscripción? Esa es la pregunta y la respuesta, en mi caso particular es… que sí. ¿Sorpresa? Me da igual. Sin embargo, no lo haría de reducirse lo que saco únicamente a los envíos. Ya me organizaría para evitarlo cuando pudiera y cuando no, de necesitarlo, no pasa nada. Si me urge comprar algo y el coste del envío no es abusivo, lo pago. Ya lo hago en otros sitios.

Por supuesto, tampoco pagaría por ninguno de los extras de la membresía, ni creo que lo hiciera mucha gente. Esa es la razón de que Amazon no los separe en diferentes servicios independientes: salvo para según qué perfil de usuario, son morralla… que le da sabor al conjunto, pero que por separado no vale de nada.

Si voy a seguir pagando por Amazon Prime es porque además del tema de los envíos, Prime Video lo compensa.

Leyendo en diferentes medios la noticia de la subida de precio, me he encontrado con muchos comentarios que desprecian Prime Video, que dicen no usarlo ni, por lo tanto, percibir un aporte significativo porque esté ahí, algo en lo que estoy totalmente en desacuerdo. Prime Video se merecería un artículo aparte porque es mucho lo que se puede argumentar al respecto, pero siguiendo como sigo la actualidad de los servicios de VOD que operan en España, por lo que cuesta -incluso si costase en solitario los 36 euros al año que se pagan ahora, esto es, 3 euros al mes- valdría la pena de largo.

Amazon Prime Video

Con el aumento será diferente, pero si hacemos una comparación rápida, Prime Video sigue siendo una alternativa de lo más interesante: si solo pagarás los 49,50 euros al año por el servicio, te saldría más barato que la oferta de lanzamiento de HBO Max (4,49 euros al mes). ¿Es HBO Max (ahora, 8,99 euros al mes, 69,99 euros al año) peor que Prime Video? ¿Que Disney+ (8,99 euros al mes, 89,99 euros al año)? Este sería un buen debate que no voy a propiciar, porque esto se está haciendo demasiado largo. Pero que hay debate no lo dudes.

¿Netflix? Si no lo incluyo, es por pudor. Pero, ojo, porque si hablamos en número brutos, en relación al catálogo que manejan en España las principales plataformas de vídeo bajo demanda, solo Netflix está por encima de Prime Video (con el permiso de Filmin, aunque este juega en otra liga). Puede que Netflix ofrezca por lo general contenidos más actuales, pero si relativizamos, si ponemos sobre la balanza factores como la cantidad, la calidad y el precio, sigue habiendo debate. Cada vez, más.

Claro que podemos derivar hacia la conclusión tantas veces traída: es común -y cada vez lo será más- que la gente se apunte y desapunte de servicios de contenidos para ver lo que le interesa y pasar al siguiente, porque pagarlos todos, todo el tiempo, es inviable. Y Prime Video no es una excepción: te vas haciendo una lista de deseados y cuando toque, pagas un mesecito o dos de Prime Video y hasta la próxima. Si lo puedes hacer para aprovecharte de los envíos de manera puntual, lo mismo sucede con esto.

A todo esto, ni palabra aún del nuevo precio mensual de Amazon Prime, que de los 3,99 pasa a los 4,55 euros. Como ves, sigue siendo uno de los servicios de VOD más baratos. El más barato, si contamos solo a los grandes del sector. De hecho, la mensualidad ha subido bastante menos que la anualidad, por lo que subirse al carro durante un mes o dos, para aprovechar los Prime Days u otras rebajas y verte del tirón series como The BoysLa maravillosa Sra. MaiselBoschLa leyenda de Vox Machina… o películas también exclusivas como La guerra del mañana o todas las de James Bond, por poner unos pocos ejemplos del material original de Prime Video, del que cada vez hay más, sumado a todo lo que tiene en catálogo.

Y como en Amazon no dan puntada sin hilo, justo antes de que se imponga el nuevo precio, se estrena El Señor de los Anillos: Los Anillos de Poder.

En definitiva, ahí tienes todos los argumentos en contra y a favor de lo que ofrece Amazon Prime, para que consideres, si te interesa, renovar o no la suscripción. Mi opinión ya la sabes, aunque no tienes por qué coincidir con ella. Y tú ¿como lo ves?

Leave A Reply
animizm nedir longisland ululele wikis awwards vimeo ted profil disqus disgq quora kick livejournal about indiegogo user hubpages